Universidad de Talca

Vilches

Desde la distensión a la arqueología

La localidad de Vilches pertenece a la comuna de San Clemente, 70 kilómetros desde Talca por la ruta CH-115.

La agrónoma Javiera Cisternas realizó un trabajo titulado “Proyecto de educación para el desarrollo sustentable de Vilches Alto, VII Región del Maule”, donde describió algunos aspectos relacionados al clima, geografía, flora y fauna. Es un lugar de gran heterogeneidad y diversidad natural, situación manifestada en la presencia de más de 27 especies endémicas de Chile -entre aves, insectos, anfibios, reptiles, mamíferos y plantas-. El clima es templado cálido con lluvias suficientes y pertenece a la cuenca del río Maule, donde nacen el río Lircay y el Claro.

Antes y durante la ocupación española, la zona estuvo poblada por comunidades conocidas desde afuera como “promaucaes”. Estas comunidades lograron mantenerse incluso en los primeros tiempos de la época republicana.

Hacia mediados del siglo XIX se construyó la Iglesia San Luis de Gonzaga, por iniciativa de José Fortunato Berríos, y como parte también de un proyecto evangelizador y “civilizatorio” más extenso.

Aproximadamente hacia el año 1925 se impulsó un sistema de “colonias escolares” desde Talca, que tenían por objetivo llevar 100 niños en situación vulnerable cada verano a un campamento ubicado en la localidad.

Unos años después, en 1927 comenzó la construcción del Hotel “Alto de Vilches”, a 1200 metros sobre el nivel del mar. Tenía la capacidad para albergar 100 turistas, contaba con dos pisos -la gran mayoría de las habitaciones estaba en el segundo- y la construcción respondía al estilo suizo. Hacia esos años, el hotel era atendido por sus propios dueños y por el nivel de desarrollo técnico en los medios de transporte, el viaje duraba aproximadamente 4 horas entre Talca y el hotel.

Hacia la década de 1930, en ocasiones se publicaba en el diario La Mañana la lista de personas alojadas en el hotel.

El Hotel se reinauguró el 1 de enero de 1964, luego de modernizarlo y restaurarlo -disposición de piscina, instalaciones eléctricas, agua caliente y juegos infantiles -. Más de 200 personas asistieron, entre ellos Guillermo Donoso. Llegaron vilchanos de muchos sectores y en diversos medios de movilización, ya que esto significaría el acenso del turismo como innovación en las actividades económicas.

En la década de 1960,  la Universidad de Chile -sede Talca-, realizó excursiones en Vilches y el Valle El Venado con equipos de investigación: naturalistas, botánicos, etc. Estas incursiones se justificaban en la medida que ayudaban conocer la calidad de los suelos, las especies que habitan de animales y plantas, para futuras y posibles explotaciones de los recursos naturales.

Esta década estuvo marcada por las expediciones científicas en Alto Vilches. En 1961, Ciro Vergara con “Jiliberto” Araya llegan a El Enladrillado, lugar ya conocido por el último. La idea que tenían era que las rocas lisas y ordenadas fueron puestas ahí por los Incas. Su idea se extendió luego de que Ciro expusiera sobre ello en el Centro de Historia de Talca y presentara sus recopilaciones al arqueólogo Alberto Medina Rojas.

Posteriormente, la Sociedad Arqueológica de Talca presentó en 1964 los resultados obtenidos en una investigación realizada por Ciro Vergara, Alberto Medina, Ruperto Vargas y Raúl Ramírez. La presentación fue en el Congreso Internacional de Arqueología, en Viña del Mar, y se habló principalmente sobre las piedras tacitas, puntas de flecha y otras herramientas encontradas en la localidad. Los vestigios fueron hallados a dos kilómetros del Hotel Vilches.

El sector de Vilches fue declarado “área de protección turística” por el Ministerio de Agricultura en enero de 1976. El documento se titula “CREA AREA DE PROTECCION TURISTICA EN VILCHES, COMUNA DE SAN CLEMENTE, Y REGULA CORTA DE ARBOLES Y ARBUSTOS” y fue publicado el día 27 del señalado mes.

El 11 de junio de 1996 se creó la Reserva Nacional Altos de Lircay con un espacio protegido de 12.163 hectáreas.

Comparte esta entradaShare on Facebook