Universidad de Talca

Vichuquén

SLIDE VICHUQUEN

 

El origen de la palabra Vichuquén se puede rastrear en la confluencia de distintas expresiones lingüísticas. Las versiones sobre el origen de la palabra Vichuquén se explica por la sucesiva llegada y predominio de colectividades humanas que se asentaron en la zona. El mapudungun forma la palabra uniendo “Vilu” (culebra) y “Lafquén” (lago), y el quechua lo describe como un “lugar de difícil llegada”.

La zona de Vichuquén sugiere haber sido un lugar de asentamiento privilegiado para las poblaciones precolombinas, por la cercanía a importantes recursos, como los productos marinos y el acceso a agua dulce. La Dra. María Odone en su publicación de 1997 titulada “El pueblo de Indios de Vichuquén: siglo XVI y XVII” trata los sitios conchales descubiertos en el territorio, donde destacan los hallazgos de líticos y cerámica. También se halló un sitio habitacional del período agro-alfarero tardío, influenciado por la presencia incaica.

Vichuquén se encuentra al norte de la Región del Maule, hacia la Cordillera de la Costa, destacando la presencia de humedales, planicies, cerros, bosques y lagos como el  Vichuquén, Torca (Monumento Nacional desde 1985), Tilicura o Dulce. En el Censo de 1885, se describía que el Lago Vichuquén tenía una profundidad que variaba entre los 10 y 37 metros y estaba unido al mar por un canal poco profundo de aproximadamente 7 kilómetros de largo y unos 100 metros de ancho.

Es una zona costera que estuvo habitada principalmente por promaucaes, a los cuales se une la presencia incaica a hacia fines del siglo XV. Esto explicaría en cierta forma la fuerte presencia de apellidos con origen indígena como Calquín o Catrileo.

Dentro del marco de la ocupación española, la primera presencia eclesiástica se concreta en la década de 1580 con el nombramiento de Diego de Lobera como doctrinero del territorio.

Juan de Cuevas (1516-1591), un peninsular cercano a Pedro de Valdivia, poseyó gran cantidad de encomiendas  en el territorio, entre ellas la de Vichuquén, Huenchullami y Loncomilla. Parte de su encomienda estuvo conformada por las numerosas comunidades originarias existentes en los lagos y sus cercanías.

Tomás Guevara en su “Historia de Curicó” señalaba que los indígenas -en ese momento subyugados al poder europeo- trabajaron en obras públicas y particulares, en construcción, habilitación de caminos, explotación de minas, actividades agrarias y cuidado de ganado.

Ernesto Rivera, Presidente de la Sociedad de Historia y Geografía de Talca,  escribió en la década de 1980 una publicación titulada “Vichuquén durante la Guerra de la Independencia”, donde recordaba que el Cura Párroco de Vichuquén José Hurtado de Mendoza colaboró con la administración de Carrera en 1813 en pleno proceso independentista. También al cacique Basilio Vilu que combatió a las fuerzas realistas en la zona.

En agosto de 1865 se constituye el Departamento de Vichuquén como dependiente de la Provincia de Curicó. La Municipalidad queda constituida el 5 de mayo de 1867, ocupando el cargo de Alcalde José Luis Ruiz Tagle.

El censo de 1885 indicó que el Departamento de Vichuquén tenía 41.600 habitantes, con una distribución de 30.226 habitantes rurales y 11.374 personas conglomeradas. Por aquellos tiempos, la alfabetización y asistencia a instituciones educativas no estaba al alcance de toda la población, y el Departamento de Vichuquén no fue la excepción: de 41.600 habitantes, 1.607 personas asistía a la escuela, es decir, 1 cada 26 personas aproximadamente.

El desarrollo de actividades productivas y comerciales no era de ignorar. En 1883 el Departamento  de Vichuquén contaba con 90 baratillos, 10 molinos, 9 bodegas, 56 tiendas, etc.

El lago Vichuquén formaba parte de un proyecto mercantil y militar en el cual estuvieron involucradas variadas administraciones estatales del siglo XIX, desde Manuel Montt hasta José Manuel Balmaceda, mediante el cual el Lago sería convertido en un puerto militar con salida marítima en Llico. El proyecto no se concreta, pero a comienzos del siglo XX, se instala un muelle en Llico, con la finalidad de embarcar el trigo producido en la zona. Finalmente el muelle no proliferó debido a que lo barcos no podían acercarse a las instalaciones por la escaza profundidad del agua.

El domingo 7 de mayo de 1961 se quemó completamente la parroquia de Vichuquén producto de un corto circuito. El fuego consumió también gran parte de los archivos donde se encontraban libros de bautizos, matrimonio y defunciones que datan del siglo XVII. Había antiguas figuras religiosas traídas desde otras zonas de nuestro continente, como la imagen de la Virgen del Carmen tallada en Quito, u otros trabajos realizados en Europa. Los artefactos rescatados se encuentran en la exhibición del Museo Histórico de Vichuquén.

El valor cultural, natural e histórico de la localidad permitió que fuera declarada Zona Típica el 13 de septiembre de 1990, expresado esto en el Decreto Supremo 677.

Actualmente sus principales actividades económicas giran en torno a la agricultura, el turismo y la industria forestal. Destacan también actividades artesanales como la extracción de sal, los lanares, o el trabajo en madera y arcilla.

Comparte esta entradaShare on Facebook