Universidad de Talca

Schorr y Concha

slide Schorr y concha


La Fábrica de Papel y Cartón “Schorr y Concha” fue una de las industrias icónicas del desarrollo talquino durante el siglo XX, manteniendo una estrecha relación productiva con otras ramas como la vitivinicultura, fruticultura y los textiles.

Quedó constituida el 16 de agosto de 1907 por Carlos Schorr, Eliseo Concha Solar y Carlos H. Jungjohann. Las faenas comenzaron el 9 de junio de 1910, produciendo cartón, papel y pasta mecánica de madera. Los ejemplares del diario La Mañana de septiembre de aquel año fueron impresos en el papel producido por el naciente establecimiento fabril.

Jaime González Colville (2009), en su libro Asociación de Industriales del Centro: ASICENT. 70 años señala que la ubicación adosada al río Claro de las primeras instalaciones de la empresa, le habría facilitado el poder hidráulico necesario al momento para funcionar, consumiendo además, una tonelada diaria de carbón. Gonzalo Olmedo (2014) en el libro Talca des-conocida. Huellas de un patrimonio industrial olvidado. Placas metálicas urbanas agrega que “la industria se instaló en un sitio ocupado desde el siglo XVIII por una posada, al costado del antiguo camino real que se dirigía hacia el río Maule. Instalada sobre un barranco al costado del río Claro, lo que permitía disponer de abundante fuerza hidráulica”.

Durante esos años, la papelera funcionaba con el trabajo de hombres, mujeres y niños. Los primeros productos fueron el papel de estraza, cartón, papel de empaque de tabaco, de envolver, etc.

En 1918 la empresa se convirtió en Sociedad Anónima, asumiendo Carlo Schorr J. como gerente hasta 1965. La empresa fue dirigida por Alfredo Schorr Neumann desde 1965 hasta 1981. El último director fue Alfredo Schorr Concha.

En noviembre de 1976 la fábrica ponía en marcha el funcionamiento de maquinaria importada destinada a aumentar su capacidad productiva. Las innovaciones permitirían la confección de sacos reforzados, muy necesarios para la producción azucarera y arrocera, a partir de papel elaborado en la planta. En la ocasión fue también adquirida una impresora flexográfica.

La papelera evacuaba sus desechos industriales por el “canal cartón”, propiedad de la empresa, situación que incidía en la calidad del agua del Claro y del Maule, además de convertirse en un vertedero. Finalmente, el canal de 8 km fue clausurado en 2005, ya que la papelera no podía encargarse de los gastos asociados a la limpieza del canal.

La empresa fue vendida en 2014 por diversos motivos como el cierre del “canal cartón”, el terremoto de 2010 y los molestos ruidos de las faenas industriales que afectaban a los vecinos, acabando así su centenario recorrido.

Comparte esta entradaShare on Facebook