Universidad de Talca

Rancagua

slide Rancagua

José Manso de Velasco fundó la ciudad entre el 2 y 5 de octubre de 1743 junto al río Cachapoal, bajo el nombre de Santa Cruz de Triana. Hacia 1745, Rancagua contaba con 40 viviendas y 79 habitantes.

Ha sido históricamente una zona de reconocida producción agrícola y minera, incluso antes de la formación de la ciudad. En 1647, por ejemplo, su producción tuvo gran relevancia para la población afectada por el terremoto de aquel año. En 1687 fueron enviadas grandes cantidades de productos al Perú, por los terremotos de Lima y Callao.

Durante el siglo XVIII las explotaciones agrícolas estaban principalmente en manos de los Jesuitas, pero luego de su expulsión en 1768, los fundos quedaron bajo la administración de la nobleza, con personajes como Mateo de Toro Zambrano, quien adquirió el fundo La Compañía, el más grande de la zona por 90 mil pesos en 1771, según escribía Recaredo Tornero en su “Chile Ilustrado”.

Los días 1 y 2 de octubre de 1814 las tropas de Bernardo O’Higgins se vieron sitiadas por las fuerzas del monárquico Mariano Osorio en Rancagua, resultando de esto una derrota de las fuerzas patriotas y una ofensiva represiva generalizada de los españoles en el territorio, comenzando con esto la etapa conocida como Reconquista.

En la plaza de armas se exhiben recordatorios de dicha batalla, como el monumento de O’Higgins. Luego de la batalla de Rancagua, la localidad volvió a sus actividades de minería y agricultura. Esta última fue realizada principalmente en el fundo La Compañía, perteneciente ya a los herederos de Toro Zambrano, fundo que a mediados del siglo XIX sería el mayor suministro de trigo en el departamento y en el país.

El 27 de mayo de 1818 Rancagua recibe, por mano de Bernardo O’Higgins, el título de ciudad. Por otro lado, el primer hospital de la ciudad comenzó su construcción a comienzos de la década de 1830.

El 25 de diciembre de 1859 comenzó a funcionar el tren entre Rancagua y Santiago. En esta obra trabajaron los ingenieros Emilio Chevalier, Eugenio Poisson y Walter Evans. Como en la gran mayoría de ciudades no metropolitanas, el ferrocarril significó un impulso gigante, sobre todo cuando se tienen características mineras. Esto agilizó las actividades comerciales e industriales, que para inicios del siglo XX eran modestas pero visibles, como la fundición de Mangelsdorff, la fábrica de conservas o las oficinas de Braden Copper.

Hacia 1868 la población del departamento de Rancagua correspondía a 165.946 habitantes, y en 1883 se crea la provincia de O’Higgins, encabezada por la ciudad de Rancagua.

A comienzos del siglo XX, injerencias norteamericanas implementaron nuevas maquinarias, permitiendo una explotación eficiente de la mina cuprífera  El Teniente.

En 1915 se fundó el Instituto O’Higgins de la Congregación de los Hermanos Maristas de la Enseñanza, bajo la dirección del sacerdote María Lucio. El 15 de agosto del mismo año se fundó la Liga Deportiva O’Higgins, que posteriormente pasaría a ser la Asociación de Fútbol.

Comienza la modernización del hospital de Rancagua en la década de 1950, culminando el proceso en 1962.

En junio de 1962 la Branden Copper dispuso del Estadio El Teniente para realizar partidos de fútbol en el marco del Mundial de Fútbol.

Actualmente es la capital de la VI región del Libertador General Bernardo O’Higgins y sus principales actividades económicas son la agricultura, la minería y el comercio.

Comparte esta entradaShare on Facebook