Los secretos de la colección franciscana que atrae a investigadores mundiales