Con traslado a Talca comenzó el rescate de libros de Convento San Francisco