Universidad de Talca

Margot Loyola Palacios (1918 – 2015)

La herencia que nos deja la destacada investigadora del alma chilena, Margot Loyola Palacios, será objeto de numerosos estudios, pero también se conversará a nivel de calle, en Linares, donde nació el 15 de septiembre de 1918, y también en “el gran Maule”, como ella denominaba a esta tierra de la zona central donde profundizó su conocimiento de la verdadera cueca chilena.

La compositora, Premio Nacional de Artes Musicales 1994, fallecida el 3 de agosto de 2015 es considerada como una de las tres investigadoras fundamentales del folclor chileno junto a Violeta Parra y Gabriela Pizarro.

“Ya a los ocho años, Margot Loyola -hija de un comerciante y de una dueña de casa de Linares- tomaba clases de piano en esa ciudad y, un año más tarde, comenzaba a cantar. Su relación con la guitarra fue también temprana. Antes de terminar el Bachillerato, cuando la separación de sus padres la obligaba a moverse entre Santiago y Curacaví, destacaba en un dúo formado junto a su hermana Estela, Las Hermanas Loyola”, reseña el portal Memoria Chilena.

Los diversos artículos de su muerte reproducidos con bandera a media asta en todo el país la relatan “trabajando con el mismo entusiasmo hasta los últimos días, (Diario La Tercera, 5 de agosto de 2015) e incluso más de algún proyecto quedó pendiente para la incansable recopiladora, folclorista e investigadora nacional de 96 años”.

Además de sostener la dirección artística del grupo Palomar -conjunto de proyección folclórica que creó junto a su marido Osvaldo Cádiz en 1962-, y de presentar estudios como 50 danzas tradicionales y populares en Chile (2014) y el disco doble Otras voces en mi voz (2010), Loyola continuaba trabajando en próximos lanzamientos. Entre ellos, cuatro libros que serán editados de manera póstuma, según confirmó el propio Cádiz a La Tercera.

La Universidad de Talca no se queda atrás en el homenaje: “Su partida es una noticia que nos llena de dolor porque nuestro país y, en especial, la Región del Maule, pierde a una de sus hijas más queridas e ilustres, que dedicó su vida no solo a estudiar, sino que a vivir y sentir la música chilena”, dijo el rector de la UTALCA, Alvaro Rojas. Margot Loyola nos dejó un invaluable legado que nos permite conocer el Chile profundo, aquel que es inmaterial e invisible para la mayoría, pero que fue y sigue siendo clave en la construcción de nuestra identidad como nación, agregó la autoridad académica en el portal electrónico del la Utalca. (ver: http://www.utalca.cl/link.cgi//SalaPrensa/RSU/9213)

La investigadora fue distinguida por dedicar su vida a rescatar la música, costumbres y tradiciones del Chile insular y continental. Su invaluable trabajo la convirtió en la primera folclorista en recibir el Premio Nacional de Artes Musicales, y la Medalla al Mérito “Abate Juan Ignacio Molina” entregada por la Universidad de Talca. Les invitamos a leer los artículos de la premiación publicados por la Revista Universum de esta Universidad.

Comparte esta entradaShare on Facebook