Instituto Linares

slide instituto linares


A comienzos del siglo XX, en la ciudad de Linares predominaba la educación laica en escuelas primarias y liceos fiscales. Por esta razón, algunos sectores de orientación tradicional se interesaron en la creación de un colegio de alineación católica.

El 25 de marzo de 1919 se extiende el Decreto de Fundación del Instituto Linares, con la firma del Obispo de Concepción Gilberto Fuenzalida, a quien correspondía la administración eclesiástica del territorio. El Instituto se dedicaría a la enseñanza cristiana en los cursos de preparatorias y humanidades.

El primer rector del Instituto Linares fue el presbítero chillanejo Olegario Sáez, perteneciente a la Congregación Salesiana. Su mandato duró hasta 1924, cumpliendo con la meta propuesta de completar los cursos de enseñanza hasta VI humanidades, con nueve estudiantes en aquel curso. En esta labor el presbítero Abdón Silva.

A comienzos de febrero de 1925 los Mercedarios se hacen cargo de la administración y educación del Instituto, asumiendo como rector el presbítero Luis Antonio Castro Silva. El 18 de octubre de 1925, durante la administración del Papa Pío XI, se crearon nuevas diócesis en Chile, entre ellas la de San Ambrosio de Linares, cuya diócesis estuvo a cargo del Obispo Miguel León Prado (primer Obispo de Linares). El Instituto Linares pasó a depender directamente de la diócesis, momentos difíciles para la institución en cuanto a temas financiamiento y mantención.

En 1926 se nombra a Pedro Pablo Donaire como tercer rector el Instituto Linares, y los mercedarios dejan en junio de 1927 la administración del establecimiento.

Miguel León Prado falleció el 3 de marzo de 1934, asumiendo el 28 de abril de 1935 Juan Subercaseaux Errázuriz como nuevo Obispo de Linares.

En marzo 1936 la Congregación de los Padres Pallotinos toma la dirección del Instituto. El rector Antonio Weller despliega planes para levantar el establecimiento, tan decaído durante los últimos años, y propuso reorganizarlo. Pero Antonio Weller falleció en febrero de 1937.  En su reemplazo, es nombrado rector el villalegrino Ernesto Cavicchioli Yerbi en marzo de 1938, cuyo mandato duraría 11 años.

En 1950 el Instituto pasa a manos de la Congregación Marianista por petición del Obispo Miguel León, la que asume hasta hoy la responsabilidad de la dirección y funcionamiento del establecimiento educacional. El primer rector marianista del Instituto Linares fue el padre Julián Iturmendi Echavarri, educador en filosofía y letras. El mismo año fue creado el coro del Instituto por el sacerdote Jesús González Chamón.

En octubre de 1950 Monseñor Roberto Moreira  visitó el nuevo edificio que se construído en calle Chacabuco con Independencia. El 2 de abril de 1951, los estudiantes del Instituto compiten por vez primera en un partido de basquetbol contra el Liceo de Hombres, resultando vencedores los primeros.

El Instituto edita la revista estudiantil COLEGIO, la que ha sido uno de los instrumentos comunicacionales del establecimiento. A fines de 1952, el colegio contaba con 405 alumnos.

Desde 1953 el Instituto Linares fue dirigido por el padre Victoriano Urquijo, quien a pesar de las ampliaciones realizadas, vio estrecho el establecimiento para acoger la demanda de estudiantes solicitada. El instituto contaba con internando, medio pupilaje, y alumnos externos en preparatorias y humanidades.

El segundo marianista en ocupar la rectoría del Instituto fue el sacerdote Victoriano Urquijo Urquiaga, quien recibió el establecimiento con 430 estudiantes. En su periodo se creó el Centro de Padre y Apoderados.

En 1957  la dirección del Instituto Linares es asumida por el padre Ángel Rojo, tercer rector marianista. Bajo su dirección se realizaron adelantos en infraestructura, como la piscina del Instituto inaugurada en 1958 y el gimnasio en 1971.

El crecimiento de su estudiantado ha sido progresivo, y actualmente la institución supera los mil alumnos.