Universidad de Talca

Compañía Chilena de Fósforos

slide compañia de fosforos


Esta industria nacional se identifica con Talca desde comienzos del siglo XX. El año 1900 la firma “Oehninger, Fernández y Cía.”,  instaló la primera fábrica de Talca, ubicada en la calle 5 Oriente 3 Norte, con la marca comercial “Volcán”. En la misma época se instalaron otras dos: una de la firma Avaria y Cía., ubicada en la calle 4 Norte 8 Oriente, con la marca comercial “Ancla”, y la otra de la firma Schleyer, Rivera y Cía., ubicada en calle 1 Oriente 5 y 6 Sur , con la marca comercial “Dos Banderas”.  En el año 1913, estas tres fábricas se unieron en una Sociedad Anónima, dando origen a la “Compañía Chilena de Fósforos”.   Esta nueva entidad queda autorizada legalmente por Decreto Supremo N°1874, del 30 de Junio de 1913.

El primer Directorio de la naciente Compañía estuvo integrado por las siguientes personas:

Presidente, don Rómulo Avaria; Vicepresidente, don Miguel A. Fernández; Directores, señores Carlos Schorr K. y Manuel Hederra; Director Gerente, don Luis A. Rivera.

La visión inicial de sus fundadores fue muy certera, al comprender que uniendo las tres fábricas que anteriormente trabajaban en forma separada, les permitiría afrontar de mejor forma los desafíos futuros, como por ejemplo, la adopción de medidas de mejoramiento técnico, de provisión de materias primas; adquisición, fomento y creación de plantaciones de álamo; objetivos que separadamente, por razones de orden económico, eran incapaces de hacer frente de manera eficaz.

En el año 1927, “la empresa sueca ´Swedish Match Co´ ingresó a la propiedad accionaria con el 50% de participación. Además, aportó tecnología y conocimiento de los mercados internacionales”. En este mismo año, la Compañía adquirió la fábrica de fósforos que existía en Rengo. Luego y teniendo en mente la idea de autoabastecerse de materia prima, realizó inversiones en terrenos aptos para la plantación de álamo y más tarde de pino insignis. El año 1948 todas las propiedades con plantaciones se constituyeron en una sociedad anónima denominada “Compañía Agrícola y Forestal Copihue S.A.”

Otra preocupación de la nueva Compañía fue la modernización de los procesos de producción, adquiriendo para ello, nuevas maquinarias e implementación del laboratorio donde a diario se efectuaba el control de calidad del producto terminado.

Desde el principio, esta Compañía  tuvo presente la responsabilidad social para con sus trabajadores. En tal sentido y de acuerdo a información tomada del diario La mañana, fechado 5 de octubre de 1963, se puede mencionar los siguientes aspectos que dan cuenta de ello: “Fue la primera industria en el país que implantó el sistema de Salas Cunas”; concedió a sus trabajadores “asignaciones por nacimiento, funerales, matrículas, bonificaciones de feriados, etc.”; construyó para sus obreros y empleados “varias poblaciones de casas-habitacionales dotadas de todas las comodidades que señala la época moderna”. Este espíritu de progreso y desarrollo social fue traspasado a sus trabajadores, lo que se vio materializado en la creación de la Cooperativa de Consumo del Personal de la Compañía Chilena de Fósforos.

El crecimiento y desarrollo de esta Compañía talquina no estuvo exento de dificultades. Durante el año 1968 debió enfrentar y defender su industria, dada la posible instalación de una nueva fábrica de fósforos en Viña del Mar. La defensa se llevó a cabo por medio de cabildos realizados en la Plaza de Armas de Talca; eventos que convocaban a la ciudadanía, trabajadores y autoridades, con el único propósito de defender la estabilidad de la industria local. Esta férrea defensa tenía su base en la Ley N° 16.591 del año 1966, que establece el impuesto al fósforo, dado que en virtud de ella, su recaudación permitiría llevar a cabo “un plan general de obras públicas e incremento del deporte”, en las comunas de Talca y Rengo.

De acuerdo a información tomada de la Memoria Estados Financieros 2014 de la Compañía, el control de ésta a partir del año 1990, “pasa de manos suecas a chilenas. Los inversionistas suecos traspasaron sus acciones a sus pares chilenos, manteniendo estos últimos una participación mayoritaria hasta el día de hoy”.

Durante el año 2006, la propiedad donde funcionaba la Planta Talca, que se encontraba ubicada en Av. Bernardo O´Higgins N° 1530, fue vendida a la Sociedad de Rentas Falabella S.A. Para esa fecha, ya se encontraba en construcción una nueva y moderna planta en el Fundo Copihue, ubicado en la comuna de Retiro, Región del Maule, en terrenos de propiedad de la filial Compañía Agrícola y Forestal El Álamo S.A. donde funciona actualmente en forma conjunta, con dos filiales de la Sociedad.

Comparte esta entradaShare on Facebook