Universidad de Talca

Banco de Talca

Ingreso maulino al sistema financiero chileno

El historiador Abel Cortés afirmaba en su libro “Talca en 1910: Una sociedad provincial en el centenario nacional” que el Banco de Talca nació debido a la confluencia de unas particulares y propicias condiciones históricas. Entre ellas podemos mencionar la negativa por parte del Banco de Valparaíso a la entrega de créditos para algunos talquinos y la sostenida acumulación de capitales agrícolas, es decir, las utilidades creadas por el trigo y la harina permitieron que la elite local creara su propia institución crediticia, con miras a la inversión agraria, industrial, comercial, etc.

El 27 de octubre de 1884 el gobierno de Chile aprueba los estatutos del Banco de Talca. El connotado historiador Armando de Ramón en su artículo “Un progreso interrumpido: El caso de Talca durante la segunda mitad del siglo XIX” escribía que el banco abrió sus puertas el 2 de julio de 1885, así la ciudad se incorporó con banco propio al sistema financiero chileno, entonces en pleno desarrollo.

El primer Directorio se reúne el 24 de octubre de 1884 y queda conformado por Gerónimo de la Cruz como Presidente, Urcisino Opazo, José Fernández Carvallo, Ruperto Echeverría, José Walton, Daniel Vergara y Ángel María Garcés.

La rápida expansión de las actividades bancarias y comerciales hacia fines del siglo XIX impuso la necesidad de abrir más sucursales, la de Talca ya no daba abasto. De este modo, el 26 de octubre de 1885 se inauguró la sucursal de Cauquenes, a cargo de Lautaro Figueroa. Parral se unió el 1 de septiembre de 1888, con Francisco del Campo a la cabeza. El 27 de enero de 1890, Linares contaba con su sucursal propia, y Lautaro Figueroa nuevamente en la dirección. San Carlos se sumó en 1906 con Alfredo Urrutia a la cabeza. Se intentó mantener una sucursal en Quirihue, pero no prosperó.

Abel Cortés afirma que el Banco de Talca se convertiría en una de las instituciones financieras más significativas del centro-sur de Chile y el banco regional más importante a inicios del siglo XX, concentrando un gran capital, sobrepasando incluso al Banco de Concepción. Emitió también dinero desde fines del siglo XIX hasta 1925.

Los historiadores Gonzalo Olmedo y Raúl Sánchez en el libro “Talca, París y Londres: La presencia de los franceses e ingleses 1875-1928” señalan que hubo reconocidos personajes talquinos ocupando el cargo de presidente en el banco, como Pedro Letelier, quien en su juventud cumplió la función de ayudante de redacción del Diario La Esperanza (periódico existente entre 1860 y 1862), en la década de1880 fue Regidor de Talca, y entre 1904 y 1911, Presidente del Banco Talca.

Con posterioridad, Santiago habilitó una sucursal en julio de 1958 y Constitución comienza a operar con la suya en diciembre de 1964.

Si bien la Casa Matriz de Talca estuvo ubicada siempre en 1 Sur con 1 Oriente, la construcción sufrió modificaciones producto de los movimientos sísmicos. El antiguo edificio fue azotado por terremotos en 1906, 1914 y 1928, este último obligó a construir uno nuevo. Así, en 1929 se construye la estructura que conocemos actualmente en dicha esquina, trabajo que asumió Fortalezza. Hnos. Ltda. con planos aprobados por Carlos y Alberto Cruz Eyzaguirre.

Producto de las políticas encaminadas hacia una economía planificada impulsadas por el gobierno de Salvador Allende y el proyecto de dirigir con sentido público los sectores estratégicos de la economía, el Banco de Talca fue intervenido en 1971, principalmente mediante un mecanismo accionario, quedando el 89,6% de sus acciones en el poder de la CORFO. Este proceso es invertido por las políticas del régimen militar en 1975, y las acciones de la CORFO fueron vendidas a particulares.

Finalmente, el banco fue vendido en abril de 1982 producto de una intervención realizada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, en la cual se acusaba al directorio por fraude y deudas. El banco fue comprado por Centrobanco (entidad española con sucursales en Chile), por una suma de 17 mil millones. Según informaba La Mañana, el banco seguiría funcionando con el mismo personal, pero ahora con el nombre de Centrobanco.

Comparte esta entradaShare on Facebook